Categoría: Recursos

La disciplina de iglesia comienza contigo… y debe seguir contigo

Hace un par de días, uno de mis contactos en Facebook (sí, ya tengo cuenta en Facebook) publicó la siguiente imagen:

He leído el artículo original, y aunque ha sido muy enriquecedor, hay una pequeña parte que me parece que debemos estudiar más detenidamente.

La frase en cuestión dice:

«Si no puedes reprender a alguien en amor, entonces deja que alguien que pueda hacerlo lo haga».

Según la instrucción dada por nuestro Señor Jesucristo en Mateo 18, es el ofendido quien tiene, y siempre tendrá, la responsabilidad de buscar que su ofensor llegue al arrepentimiento y la restauración. No le está permitido abandonar la tarea.

Esto no quiere decir que el ofendido deba hacerlo a pesar de su carencia de amor hacia el ofensor. Al contrario, el apóstol Pablo es muy claro cuando enseña que debemos hablar la verdad en amor (Efesios 4:15).

Entonces nunca debemos abandonar la tarea de reprender al hermano ofensor, sino lo que más bien debemos aprender a hacer es: Amarle como Cristo nos ama a nosotros.

Es interesante que justo después de la enseñanza de Jesús acerca de nuestra responsabilidad en reprender al hermano (Mateo 18:15-22), encontremos la Parábola de los Dos Deudores (Mateo 18:23-35) que nos recuerda que debemos perdonar como hemos sido perdonados. Y es que si no somos capaces de amar al hermano, es porque en realidad no lo hemos perdonado.

Si abandonamos la tarea para dejarla a otro que sí lo ame, estamos abandonando nuestra responsabilidad y dejando que nuestro orgullo gane. Caemos en el pecado.

Para confrontar a alguien con su pecado, se requiere el corazón y el amor de Cristo, quien nos amó hasta las últimas consecuencias.

El cuidado de creyentes con desórdenes de personalidad

Si eres pastor o consejero cristiano, te invito a leer este artículo sobre desórdenes de personalidad desde una perspectiva cristiana.

Y quizá ni siquiera sea necesario estar involucrado en la consejería cristiana para apreciarlo, porque puede ser que nosotros mismos estemos padeciendo algún desorden de este tipo, o quizá alguien a quien amamos.

Al final, no hay nada que Cristo no pueda sanar.

Manual para maestros de escuela dominical

Hace algunos años que encontré este material desarrollado por LifeWay, y que brinda excelentes pautas para enseñar a cuatro diferentes sectores en la iglesia local: Preescolares, niños, jóvenes y adultos.

(más…)

e-Sword con recursos en español

Desde hace ya algunos años, e-Sword ha sido una de mis herramientas favoritas para mi estudio bíblico personal y para la preparación de sermones y estudios bíblicos. Es una herramienta muy completa que no tiene nada que envidiarle a otros programas de pago, e incluso lo considero superior a muchos de ellos.

(más…)

Un resumen de la fe reformada

Muchas veces me han preguntado cuáles son las cosas en las que creemos los reformados, y aunque existen varios documentos que explican profundamente este asunto, comparto aquí una declaración de fe que además de concisa, trata con cierta profundidad los aspectos más relevantes de nuestra fe.

(más…)