CategoriasReflexiones

¿Por qué luchar contra el error?

Esta es la primera publicación de mis reflexiones sobre la Primera Carta del Apóstol Pablo a Timoteo. Puedes leer el resto de las entradas dando clic aquí.

«El propósito de mi instrucción es que todos los creyentes sean llenos del amor que brota de un corazón puro, de una conciencia limpia y de una fe genuina.»

1 Timoteo 1.5 (NTV)

Uno de los deberes de todo pastor es luchar en contra de la herejía que se infiltra en la iglesia local. A lo largo de mi vida he visto que muchos cumplen fielmente con esta labor, y lo hacen con ahínco. A veces, sin conocer muy bien el propósito final de esta encomienda. Creo que esta es la razón de que en muchas ocasiones este acto degenere en amargura y divisiones.

Pablo nos muestra que al final este es un acto de amor. El amor que tenemos por estos creyentes que han caído en el error, y nuestro deseo de que ellos sean fieles a Dios «de adentro hacia afuera» (de un corazón puro, una limpia conciencia y una fe genuina) y no «de afuera hacia adentro» (por mero legalismo), es lo que debe motivarnos para confrontarlos con la Palabra.

Esto no significa que debemos hacerlo con suavidad. Tomemos el ejemplo de un padre que quiere corregir a sus hijos. A veces es necesario que les hable con dureza, pero detrás de sus palabras se encuentra un gran amor que los mismos hijos pueden percibir, quizá en la tierna mirada de su padre.

Me parece que esa es la manera en la que Pablo quiere que Timoteo desarrolle esta parte tan delicada de su ministerio. Él quiere que este joven pastor cumpla con su tarea de confrontar el error mediante el uso correcto de la verdad, pero que jamás pierda de vista el propósito final: Que el corazón de cada discípulo de nuestro Señor sea transformado por Él, por su Palabra y por su Santo Espíritu. De tal forma que todos vivamos para la gloria de Él.

La claridad en la meta final puede y debe ayudarnos a mantener el equilibrio.

Publicado por Emmanuel Castillo Robles

Buscando la gloria de Dios en medio del hebel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *