CategoriasDiarioReflexiones

¿Abrumado?

Cuando las cosas de este mundo te abrumen, echa una mirada al cielo. Allí está tu Padre y tu verdadero hogar, que te esperan.

Deja de fijar tus ojos en las cosas de este mundo; hay otras mucho más preciosas y trascendentes. Cristo Jesús las ha comprado para ti, no las menosprecies.

Publicado por Emmanuel Castillo Robles

Buscando la gloria de Dios en medio del hebel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *